¿Cuándo caduca una cerveza casera?

5/5 - (111 votos)

He puesto por título “cuándo caduca” porque si hubiera puesto “cuánto dura una cerveza” la respuesta más probable sería que menos que un caramelo en la puerta de un colegio.

Es normal que como cervecero casero te preocupes y por tanto quieras saber no sólo durante cuánto tiempo tu cerveza se conserva en buenas condiciones sino también hasta cuando es apta para el consumo.

cuando caduca la cerveza casera

La evolución de la cerveza

Las propiedades organolépticas de la cerveza (sabor, olor, color…) tienen una curva de evolución que determinan un momento óptimo de la cerveza.

Lamentablemente no existe un periodo estándar que tomar como referencia. Esto se debe a que la evolución no es igual en todas las cervezas.

Así pues una cerveza puede tener un momento óptimo para ser bebida a las dos semanas de haberse elaborado, como una cerveza lupulada que cuanto más fresca mejor, mientras que otra tiene su momento cumbre pasados varios meses, como el caso de cervezas más alcohólicas.

Como puedes ver que una cerveza no esté en su mejor momento para nada significa que esté caducada, es decir, que no sea apta para ser consumida.

Seguro que si llevas varios lotes a tus espaldas habrás podido comprobar que en ocasiones una cerveza que lleva mucho tiempo ya no es tan disfrutable como antes. Ya no tiene el mismo aroma o su sabor no es el mismo, pero eso no quiere decir que no se pueda beber o que hacerlo suponga un riesgo para la salud.

En cualquier caso la conservación de nuestras cervezas depende de varios factores. Como regla general se pueden citar las condiciones de conservación y el estilo.

Las condiciones de conservación

En este sentido la lógica se impone. ¿Cómo se conservan mejor las cosas? ¿En frío o a temperatura ambiente? ¿Al sol o a la sombra? ¿En temperaturas constantes o con cambios?

Pues bien, una vez nuestra cerveza ya está finalizada, donde mejor conservada va a estar es en un sitio fresco y seco, con una temperatura estable y preservado de la luz.

Tener un frigo para guardar nuestras cervezas es la mejor opción. También es caro y requiere espacio. Otra opción prácticamente igual de buena es tener una bodega o en su defecto un trastero donde la temperatura sea fresca y apenas varíe a lo largo del año.

Si ninguna de estas opciones está a tu alcance guarda tus cervezas en una estancia lo más fresca posible, en la que entre poca luz. Si no puedes controlar la luz puedes optar por meter las cervezas en un armario o en cajas.

Resumiendo, la luz y las variaciones de temperatura no son amigas de nuestras cervezas, y dentro de un rango de temperatura estable mejor fresco que caliente.

El estilo de cerveza

Es del todo imposible dar una fecha exacta de conservación de las cervezas, pues distintos estilos presentan distintas evoluciones en el tiempo.

Como te decía antes las cervezas lupuladas cuanto más frescas se consuman mejor.

El lúpulo se degrada rápido. Su aroma y sabor son altamente volátiles. Si tienes tus cervezas lupuladas durante algún tiempo no se van a poner malas, pero no las vas a disfrutar en todo su esplendor.

Adicionalmente es posible que la percepción de los sabores amargos y ásperos se acentúen, tanto por el aumento de estos en sí como por cobrar más protagonismo al disminuir el sabor y aroma.

Recuerda lo que te decía al principio, que una cerveza esté lejos de su punto óptimo de disfrute no quiere decir que esté caducada. La cerveza aguanta, su aroma y sabor no.

La mayoría de ales, en general en las que el lúpulo no es protagonista y en particular las orientadas totalmente a la malta, se conservan bastante bien. Durante los primeros 6 -12 meses vas a poder disfrutar este tipo de cervezas sin degradación apreciable alguna.

Las lagers no sólo aguantan bastante bien, es que incluso se benefician de un periodo de acondicionamiento en frío de unas cuantas semanas. Te las vas a poder beber a lo largo del primer año con total normalidad.

La cantidad de alcohol

Con carácter general las cervezas que más alcohol tienen mejor aguantan el paso del tiempo.

Así estilos más fuertes como las Imperial Stout o las Barley Wine resultan ideales para una larga guarda. Es más su envejecimiento es algo buscado en muchas ocasiones. Es todo un placer (y una experiencia para el cervecero) observar como estas cervezas evolucionan con el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.